Adriana Ortiz Betancur

Nació en Bogotá, Colombia. Estudió Ingeniería industrial e hizo una especialización en Logística, tiene más de 17 años de experiencia laboral en multinacionales. Desde hace más de 14 años ha combinado su carrera profesional con el estudio y práctica de  diferentes herramientas que le han permitido crecer personal y espiritualmente tanto a ella como a sus consultantes. En su cuadragésimo aniversario decidió dar un giro a su trabajo en el área de Supply Chain y dedicarse al 100% a enseñar y acompañar a otros a reconectarse consigo mismos y despertar su conciencia para sanarse y vivir con mayor equilibrio, armonía y pasión.

En el 2002, Adriana comenzó a laborar en multinacionales donde conoció a personas y tuvo experiencias que la ayudaron a crecer profesionalmente, lo que además le permitió invertir en múltiples libros, formaciones, seminarios y terapias en el área personal: Eneagrama, Reiki, bio danza, sanación Reconectiva & Reconexión, terapia con ángeles, danza con la luna, Yoga en pareja, constelaciones familiares, Kriya Yoga, numerología, circulo de mujeres, entre otras, Actualmente cursa un diplomado Biodescodificación biológica. Y, así, a través de los años se ha ido integrando, sanando y comprendiendo mejor cómo jugar este gran “juego de la vida” de acuerdo con su propósito de vida.

Desde el 2011, y luego de terminar sus cursos de ángeles con María Elvira Pombo, Adriana se pone al servicio de Amigos y Familiares, ofreciendo terapias para que los ángeles, arcángeles, Maestros Ascendidos y seres de luz puedan brindarles sabiduría y ayuda acerca de los diferentes temas de la vida a las personas que están abiertos y dispuestos a recibir su guía.

Luego, estudió Sanación Reconectiva y Reconexión con Eric Pearl en el 2012, lo que la llevó a incluir esta forma de sanación dentro de los servicios que ofrece a las personas que requieren y buscan esta y, también, alinearse de una mejor manera para fluir con su propósito de vida.

Adriana tiene la fortuna de contar con consultantes que, desde esa época, siguen haciendo terapia con ella. A pesar de la distancia física, han seguido evolucionando juntos durante estos años.

En el 2013, por razones laborales se fue a vivir a México y aprovechó esta oportunidad para profundizar sus conocimientos sobre las constelaciones familiares, estudiando en el instituto Sowelu. Conoció a Ingala Robl y a Bert Hellinger, vivió en su propia experiencia las ventajas de trabajar su sistema familiar. Por lo que, naturalmente, se motivó a incluir esta herramienta terapéutica, ofreciendo su servicio como consteladora, en grupos e individualmente.

Adriana fue trasladada a Nueva York en 2017 y allí vivió lo que ella llama su “maestría de vida”, de la cual se graduó en el 2020. Es en ese momento en el que logró tomar la decisión de terminar su ciclo de casi 12 años trabajando para una multinacional de cosméticos y, de esta manera, seguir su sueño de dedicarse tiempo completo a trabajar como terapeuta holística. Así, ha acompañado a más personas en su proceso de vida, poniendo a su disposición todas las herramientas y experiencias que ella ha ido integrando todos estos años. Ello con el fin de ayudar en el despertar de consciencia y el autoconocimiento para vivir con más paz, armonía y para que, juntos, ayudemos a la evolución de nuestra humanidad a reconectar con el flujo de la energía del amor.